"/>

Ellos caminan por la carretera. Él se detiene a preguntar por qué

Hace poco, Matthieu Paley recorrió casi 10,000 kilómetros por las carreteras de India con su esposa e hijos pequeños, en una camioneta de segunda mano equipada con todo lo que una familia de cuatro integrantes necesitaba para una estancia prolongada en el camino.

Las autopistas indias nunca dejan de sorprenderme: cruces de camellos, rebaños de miles de cabras, vacas durmiendo en medio del camino, camiones cargando camiones siguiendo camiones. ¡Camiones y más camiones! –exclama Paley-. Aprendí a conducir al estilo indio y a conservar la calma cuando, por ejemplo, un tractor viene en sentido contrario por la carretera con las luces encendidas”, una medida de seguridad por parte del conductor, explica.

Navegar las carreteras fue, de suyo, una aventura, pero la gente que vio caminando junto a las autopistas le daba otra dimensión. Intrigado, decidió detenerse para preguntarles sus historias (habla hindi). Al principio, publicó esas fotos improvisadas de “caminantes de carreteras” en Instagram, pero ahora las comparte.

caminantes-fotografias.jpg.imgw.1280.1280

01-fotos-paley.jpg.imgw.1280.1280

“Me llamo Om, solo Om –era joven y sonriente-. Salí antes del amanecer. Camino desde mi hogar en Hoshangabad hasta el templo de Salkanpur, en aquella colina. Verás, ¡conseguí un trabajo, y tengo que dar gracias a los dioses! Volveré a casa esta noche”. No me había dado cuenta de que iba descalzo. Vestía una camisa recién planchada, pero no llevaba zapatos.

¿Qué pasa por la mente del caminante decidido? ¿Es acaso una búsqueda espiritual, una necesidad de claridad, de sanación? Esa interrogante me ha fascinado siempre.

Algunos de mis recuerdos más maravillosos han ocurrido durante viajes de varios meses. Tal vez hayan sido las endorfinas; no lo sé. Pero entonces experimenté momentos en que mi vida parecía una línea nítida… sabía dónde estaba y a dónde quería llegar.

En un largo tramo de carretera entre Delhi y Maharashtra, vi una figura fugaz en la periferia de mi visión. Me pareció extraño… ¿De veras había alguien caminando en la carretera? No es fácil detenerse en la autopista, incluso en India, así que seguí conduciendo.

Vi otra figura en el lado opuesto del camino. En el último instante, viré al carril de salida, retrocedí el auto y pedí a mi familia que hiciera el favor de esperar.

Esos breves encuentros fueron una ventana nueva a este país enorme; y también, los más significativos. Entre el espíritu y la adversidad, esos caminantes de carretera me mostraron un lado auténtico e inesperado de India. Y ahora la veo con otros ojos.

 

Facebook Comments
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

This theme is sponsored by party logos along with celebrity parties, club locations and clubbing music